Aunque los días se hacen mucho más cortos y las temperaturas están para no moverse de la cama, no hay que dejar por completo de practicar running; acuérdate de que los cuerpos de verano se preparan en invierno. No obstante, hacer deporte con frio tiene sus aspectos positivos, esto no significa que no tengas que tomar precauciones a la hora de salir a correr. ¿Qué tienes que hacer? Por ejemplo, leer las 8 recomendaciones para correr en invierno que hemos reasumido aquí.

1. Haz ejercicios de calentamiento
Con las bajas temperaturas deberías incrementar la fase de calentamiento, evitando empezar a correr con una temperatura corporal no adecuada. Esto supone, por lo menos, unos 10 minutos haciendo estiramientos y otros ejercicios recomendados para no sufrir lesiones. Tu cuerpo te lo agradecerá.

2. Ponte ropa térmica y ajustada

Aunque los días se hacen mucho más cortos y las temperaturas están para no moverse de la cama, no hay que dejar por completo de practicar running; acuérdate de que los cuerpos de verano se preparan en invierno. No obstante, hacer deporte con frio tiene sus aspectos positivos, esto no significa que no tengas que tomar precauciones a la hora de salir a correr. ¿Qué tienes que hacer? Por ejemplo, leer las 8 recomendaciones para correr en invierno que hemos reasumido aquí.

1. Haz ejercicios de calentamiento
Con las bajas temperaturas deberías incrementar la fase de calentamiento, evitando empezar a correr con una temperatura corporal no adecuada. Esto supone, por lo menos, unos 10 minutos haciendo estiramientos y otros ejercicios recomendados para no sufrir lesiones. Tu cuerpo te lo agradecerá.

2. Ponte ropa térmica y ajustada

Considerar antes de empezar a correr la dirección del viento es algo en lo que la mayoría de las veces no solemos pensar: para hacerlo hay que planificar bien tu ruta de running. El viento tiene un papel muy importante en invierno, ya que sería mejor tenerlo detrás a lo largo de la carrera; cuando estés más sudado y cansado.

6. No te pares al aire libre
Asegúrate de entrar en un lugar caliente en cuanto hayas terminado de correr. Además, si estás muy sudado, trata de quitarte la ropa deportiva poco después de haber parado y de darte una buena ducha. Si no puedes hacer esto enseguida ponte la ropa que llevabas durante los estiramientos.

7. Sí con nieve, no con hielo
Correr sobre nieve, en particular si no es muy alta, puede representar una divertida alternativa al entrenamiento de todos los días. No exageres y presta particular atención al calzado que te pones. Al contrario, puede ser muy peligroso si hay superficies heladas, sobre todo las carreteras (por cierto ¿Sabes qué pasa si corres sobre asfalto?): el riesgo de resbalarte es muy alto.

8. Elige el mejor horario

Según donde vivas, puede haber mucha diferencia térmica entre los diversos momentos del día. Cuando puedas, aprovecha para correr antes de la comida o en las primeras horas de la tarde. Junto con temperaturas más agradables, vas a tener mejor luz.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies